jueves, 6 de noviembre de 2008

CONCLUSIÓN


Con el diseño de este material tratamos de concientizar a la población a que si padecen de alguna enfermedad que no conocen de su tratamiento, lo mejor será acudir de forma inmediata al centro médico más cercano a su domicilio; con esto evitaremos un gasto innecesario, un mal uso de los medicamentos, además de todo esto evitamos la resistencia a los antibióticos, que gran parte de la población ya lo es.

Para el manejo adecuado y racional de antibióticos se requiere de una serie de conocimientos:
1) la farmacología y farmacocinética de los diversos antibióticos;
2) las indicaciones de primer orden y las alternativas en las diversas enfermedades infecciosas; 3) los efectos adversos y las contraindicaciones.

En los establecimientos de mayor complejidad de salud que manejan pacientes hospitalizados, se debe: formar los comités de control de enfermedades infecciosas; realizar en forma obligatoria las vigilancias epidemiológicas local, regional y nacional de los gérmenes implicados en infecciones hospitalarias; efectuar estudios de sensibilidad antibiótica; y, aplicar las normas de prevención de control de las enfermedades infecciosas. Además, se requiere de campañas de educación a todo nivel, de lo contrario asistiremos al preocupante aumento de los gérmenes resistentes a uno o más antibióticos tanto en la comunidad como en los servicios de hospitalización.

Si bien el manejo de los antibióticos sigue siendo un arte, no debe ser considerado como una simple receta de cocina, el médico y el personal de salud deberán estar en constante actualización, a fin de evitar problemas de resistencia, reacciones adversas a los medicamentos, lo que permitirá un mejor manejo de las diversas patologías que afectan al ser humano.